Reglamento de buenas prácticas y ética profesional

En Octubre de 2017 se aprueba, en Asamblea General, el reglamento de buenas prácticas y ética profesional de los Geómetras-Expertos que se resume a continuación; resultando complementario a la adopción, en marzo de 2014, del codigo deontológico establecido por la CLGE (Comité de Liaison des Géométres Européens).

Los principios de buenas prácticas y ética profesional, garantizan que el miembro asociado de la AEGEX se rige por los principios de integridad, excelencia profesional, prestigio colectivo, respeto y responsabilidad.

El miembro asociado da cumplimiento al principio de INTEGRIDAD considerando, como mínimo, las siguientes pautas de conducta:

1. Siendo profesional de confianza en todo momento.

2. Siendo abierto y transparente en su metodología de trabajo. Compartiendo la información apropiada y necesaria, tanto con el cliente como con terceros, de forma que resulte comprensible y haga prosperar la ejecución del encargo.

3. Respetando la información de carácter confidencial de los clientes, tanto presentes como potenciales. No divulgando información a terceros, salvo que resulte apropiado y necesario para la ejecución del encargo.

4. No aprovechándose de clientes, colegas, terceros interesados o cualquier otra persona o entidad con quien tenga una responsabilidad objetiva.

5. Actuando con imparcialidad y no permitiendo que los conflictos de intereses, las influencias indebidas u otros anulen su capacidad

6. Haciendo ver, con claridad y a todas las partes interesadas, la existencia de un conflicto de intereses, tanto presentes como potenciales, entre él o su empleador y el cliente.

7. No ofreciendo ni aceptando regalos, servicios u otros que puedan sugerir o incitar una conducta u obligación inapropiada.

8. Actuando consecuentemente en favor del interés público a la hora de tomar decisiones u ofrecer asistencia.

El miembro asociado da cumplimiento al principio de EXCELENCIA PROFESIONAL considerando, como mínimo, las siguientes pautas de conducta:

1. Siendo claro sobre el servicio solicitado, el servicio que se ofrece y las eventuales diferencias entre ambos.

2. Actuando dentro del alcance de sus competencias y, si el servicio solicitado excediese este alcance, actuando en consecuencia; por ejemplo, transmitiéndoselo al cliente, buscando asesoramiento o asistencia especializada o, en caso de no ser capaz de cubrir los requisitos del encargo, explicándole al cliente que puede no ser el profesional más adecuado.

3. Siendo transparente sobre los honorarios y cualquier otro coste o pago, tales como tasas administrativas o comisiones.

4. Comunicándose con su cliente de modo que este pueda tomar decisiones informadas.

5. Si requiere de servicios de otros profesionales, asegurándose de que liquida los pagos en los plazos acordados.

6. Fomentando, individualmente y en la organización en la que trabaje, el trato justo en la atención al cliente como punto de referencia de su cultura empresarial.

El miembro asociado da cumplimiento al principio de PRESTIGIO COLECTIVO considerando, como mínimo, las siguientes pautas de conducta:

1. Promoviendo aquello que, tanto él como su colectivo profesional, representan: los más altos estándares en materia de delimitación precisa de la propiedad.

2. Comprendiendo que ser un profesional va más allá de la conducta adoptada en el trabajo, afectando también a la forma de comportarse en la vida privada.

3. Comprendiendo en que manera sus acciones afectan a terceros y al medio ambiente y, de resultar apropiado, cuestionándose o enmendando un determinado comportamiento.

4. Cumpliendo con sus obligaciones y compromisos.

5. Tratando siempre de entender y aplicar el espíritu de los estándares profesionales, más allá de la mera interpretación literal.

El miembro asociado da cumplimiento al principio de RESPETO considerando, como mínimo, las siguientes pautas de conducta:

1. Siendo siempre cortés, educado y considerado con clientes, colegas, terceros interesados o cualquier otra persona o entidad con quien entre en contacto.

2. Asegurándose en todo momento de que actúa sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, género, orientación sexual, edad, religión, país de origen, discapacidad o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

3. Fomentando, individualmente y en la organización en la que trabaje, el trato respetuoso en la atención al cliente como punto de referencia de su cultura empresarial.

El miembro asociado da cumplimiento al principio de RESPONSABILIDAD considerando, como mínimo, las siguientes pautas de conducta:

1. Actuando hábil, cuidadosa y diligentemente.

2. De formularse una queja o reclamación sobre su intervención, responder de forma apropiada y profesional y tratar de buscar una solución satisfactoria al asunto, en la medida de sus posibilidades.

3. De considerar que algo pudiera no ser correcto, estar preparado para cuestionarlo y plantear el asunto a colegas o cualquier otra persona o entidad que pudiera ser experta en la materia.